Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Tuesday, September 16, 2008

Consejos fundados a mis amigos católicos

Se cumplen 150 años de las apariciones de Lourdes, por las que una aldea gala tiene montado un chiringo espectacular en el que se calcula que seis millones de personas al año peregrinan allí por los milagros que, dicen, hace la Virgen. Pongamos que, tirando por lo bajísimo, hayan pasado por sus aguas milagreras 100 millones de personas.

Bien, leo que la Iglesia Católica le ha reconocido la escalofriante cifra de 66 milagros. Sí, amigos, la Virgen más milagrera del orbe católico ha hecho 66 milagros a 100 millones de personas. Es decir, que tienes un 0,000066% de posibilidades de que la Virgen tenga a bien hacer un milagro contigo, tirando muy por lo alto. Ese porcentaje ha salido con una pierna que antes no tenía, o con una melena a lo Lauren Postigo a pesar de la quimioterapia, después de gastarse la pasta en ir a Lourdes.

Dicho lo cual, hay más posibilidades de darte de baja de Telefónica con una llamada de dos segundos que de que Lourdes te ayude. ¿Y ésta es la cabeza de carrera de los milagros religiosos? Hay que ver qué bien lo vende el Vaticano.

Hay inversiones mejores que Lourdes. Desde las acciones de Lehman Brothers a la compra de Nocilla de fresa o hacerte agente de Jaime Bores. Es un consejo Quic, amigos crucifijistas.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic, Marcha marcha, es genial.

4 Comments:

Blogger iperico said...

Gran Quic. 66 milagros son los que se han reconocido tras estudiar y documentar las enfermedades que han sido curadas y observar que no existe una explicación "medica".

Como dijo el GC acertadamente hace tiempo (más o menos) cada uno se cree lo que quiere creer. Podríamos añadir "en un sentido y en el opuesto".

3:29 AM  
Blogger iperico said...

Supongo que sabías que iba a entrar al trapo...

----------------

UN NOBEL DE MEDICINA QUE CREÍA EN LA VIRGEN DE LOURDES
Los milagros y la ciencia: Alexis Carrel
Por Alfonso V. Carrascosa
Cuando algo nos parece digno de contemplación decimos que es admirable. Un milagro es un hecho histórico admirable, que se escapa de las leyes naturales y de la explicación científica que excluya a Dios, una acción de Dios para darse a conocer al hombre.

Sabemos de multitud de hechos milagrosos por la Escritura. El libro del Génesis nos narra como Moisés quedó absorto contemplando una zarza que ardía –algo frecuente en climas desérticos– pero sin llegar a consumirse, desde donde Dios le habló. Los apóstoles también los realizaron para que, a modo de zarza ardiente que no se consume, no tanto curasen tal o cual enfermedad o arreglasen la vida de alguien, si no más bien permitiesen que se diera otro milagro mucho más difícil: el milagro moral de la conversión de un hombre.

No hace mucho que todos quedábamos atónitos ante unas imágenes de televisión en las cuales Alba, una chica de origen colombiano, sostenía no sin dificultad sus nuevas manos, que acababan de serle trasplantadas. Era ciertamente uno de esos denominados milagros de la técnica: lo impensable hace pocos años ahora está al alcance de unas manos. A los católicos, nuestra madre la Iglesia nos invita a ser generosos en la donación de órganos, y la donación se plantea como única alternativa lícita, frente a la clonación de los mismos que implique la destrucción de embriones, esto es, de seres humanos. Juan Pablo II habló de la misma como "un auténtico acto de amor"al recibir a los participantes del XVIII Congreso Internacional de la Sociedad de Trasplantes, el 30 de agosto de 2000. Incluso Pio XII ya había hablado en 1956 de la licitud evangélica de los xenotrasplantes, que utilizan órganos de animales. Por otro lado sabemos que Benedicto XVI, siendo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dijo bien a las claras que "donar los órganos es un gesto de amor" y que "he ofrecido toda mi disponibilidad a dar, eventualmente, mis órganos a quien tiene necesidad".

Existen, como decía antes, otro tipo de milagros, que no son en ningún caso dogmas de fe: los que hace Dios para manifestarse al hombre, porque para Él nada es imposible. Dentro de ellos está el milagro físico. Precisamente se conocen varios consistentes en trasplantes. Sí, trasplantes. Se sabe por la tradición que a San Juan Damasceno le fue milagrosamente reinsertada su mano por intercesión de la Virgen; que San Cosme y San Damián reimplantaron a un blanco la pierna de un negro ya fallecido, y que San Antonio de Padua reimplantó un pie a un muchacho. Destaca por su dimensión y documentación la reimplantación en 1641 de la pierna (enterrada años antes) de José Pellicer, el cojo de Calanda (El Gran Milagro, según el extraordinario Vittorio Messori), mediante la intercesión de la Virgen del Pilar.

Un rasgo común de los milagros es que creemos que forman parte del pasado, y no los consideramos importantes. Además, al hablar de milagros –si somos sinceros– surge en nosotros, como una mueca, un "sí, pero",que manifiesta cierta incredulidad. Y es que los milagros, los milagros físicos, son difíciles de creer incluso estando delante de ellos. Muchos vieron a Jesús hacer milagros, prodigios y signos y no creyeron ni en sus milagros ni en Él: hace falta además recibir el don de la fe. Pero ¿ocurren hoy milagros y sirven para algo? ¿Tienen algo que ver los milagros y la ciencia? De hecho, ¿puede algún científico creer en milagros? Veamos.

Efectivamente son poco o nada conocidos los milagros físicos recientes, particularmente los realizados por la intercesión de la Virgen de Lourdes. En 1875, a Peter van Rudder le volvió a crecer parte de un hueso perdido por traumatismo severo, por intercesión de la Virgen de Lourdes, en un santuario a su memoria ubicado en Flandes. Es el caso 24 de los 66 milagros físicos absolutamente admitidos como hechos extraordinarios por científicos incluso ateos, ocurridos en la gruta francesa y propuestos por la Iglesia a la contemplación libre del creyente y de todo hombre de buena voluntad como una acción de Dios. Este milagro comportó algo mucho más difícil, que fue la conversión al catolicismo del vizconde Alberich du Bus, patrón de Peter y destacado masón. El milagro físico produjo el denominado milagro moral: la conversión de un hombre.

El 28 de mayo de 1902, Marie Bailly, enferma de peritonitis tuberculosa, moribunda, era una peregrina más al santuario de la Virgen de Lourdes. Cuando se introdujo en el agua quedó instantáneamente curada. A partir de aquí se inició un proceso habitual y perfectamente establecido, que inicia el Bureau Medical de Lourdes, creado en 1884 como organismo científico integrado por especialistas creyentes, agnósticos y ateos, y que estudia si una curación va técnicamente o no en contra de las leyes de la medicina. En 1947 su capacidad de estudio se reforzó con la aparición de la Comission Médicale Internationale. Establecida la realidad de la enfermedad, la curación, la imposibilidad de dar una explicación natural y la ausencia de recaída, algo que ocurre en no más de un 10% de los casos presentados, una comisión canónica designada al efecto por la Iglesia dictamina si el hecho debe ser considerado o no milagro, entre otras cosas porque haya ocurrido en relación a circunstancias religiosas tales como la oración ferviente. Para los procesos de canonización, el comité médico se llama Consulta Médica y su modus operandi es bastante similar.

Nada más (ni nada menos) habría ocurrido aquel 28 de mayo si no hubiese estado cerca del acontecimiento admirable un joven médico francés llamado Alexis Carrel, que estudió la enfermedad de la moribunda Marie y presenció su curación. Había estudiado en los jesuitas de Lyon, pero ya en 1902 era más que escéptico frente a temas religiosos. Acompañó la peregrinación a Lourdes de Marie, como médico de oficio, habiendo declarado poco antes que "el milagro es un absurdo, es cierto; pero si en condiciones bien concretas se llega a comprobar con certeza, es preciso admitirlo". En un libro que escribiría años más tarde, titulado Mi viaje a Lourdes, narró la experiencia y cómo por ella se convirtió al catolicismo: el milagro físico dio como fruto el milagro moral de su conversión. Su "defecto" fue contarlo en un artículo para una reunión con médicos de ideología adversa, que no dudaron en decirle que "con tales ideas la Universidad de Lyon no le abriría jamás sus puertas", por lo que emigró a los Estados Unidos, donde trabajó primero en el Laboratorio de Fisiología de la Universidad de Chicago, y desde 1906 en el prestigioso Instituto Rockefeller de Investigación Médica, actualmente en funcionamiento.

Alexis Carrel fue el primero en coser con éxito vasos sanguíneos –desarrollando una técnica que impedía la coagulación de la sangre– y en llevar a cabo transfusiones de sangre. Desarrolló las primeras técnicas de cultivo de tejidos y órganos separados del cuerpo, que le permitieron comenzar a trabajar en el transplante de órganos, siendo pionero en este campo hoy tan conocido. Por estos exitosos estudios le fue concedido el Premio Nobel en Fisiología o Medicina en 1912 ¡a un agnóstico convertido al catolicismo que creía en los milagros de Lourdes! Su fecunda actividad científica no terminó aquí, si no que continuó intensamente en años posteriores. Durante la Primera Guerra Mundial descubrió una sustancia que evitaba la infección de las heridas de los combatientes: la solución Carrel-Dankin. Más tarde y en colaboración con el primer aviador que cruzaría el Atlántico, Charles A. Lindbergh, fabricó un corazón artificial para mantener vivos fuera del donante los órganos a transplantar.

Poco antes de fallecer, en 1944, escribió estas palabras: "Quiero creer y creo todo lo que la Iglesia Católica quiere que creamos. Y no experimento en ello ninguna dificultad, ya que no encuentro ninguna oposición con los datos reales de la ciencia." Salvando las distancias, yo suscribo lo mismo, y me alegro de tener fe. ¿Verdad que no parece que a Alexis la fe le tarase la razón?

© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899

3:30 AM  
Anonymous Franco Cardeño said...

Madre de dios... vaya relato. Es sabido que todas esas cosas han sucedido en años oscuros, hoy día no existen tales milagros ya que el oscurantismo y las leyendas (amen de las urbanas) no tienen cabida en una sociedad de comunicación globalizada. Hoy en día lo que ahora se tiene como milagros sería un puro hoax que solo se creen los mas tarugos (sin acritud). De todas maneras respeto a aquellos que basan todas sus esperanzas en la intervención divina, pero que sepan que la probabilidad de que ocurra un milagro es la que es. Tener fé no hace daño a nadie, pero de ahí a que ayude...

4:10 AM  
Blogger el hombre topo said...

Lo de las vírgenes, siempre me lo he imaginado como un cuerpo de élite de la Administración del cielo. De las de oposiciones más duras. En la tierra, notarías; en el cielo católico, vírgenes. Ambos casos, por vocación, como dirían F y C.

Luego de aprobar la oposición, te toca pedir destino. Y claro, Lourdes fijo que es de los peores. Que no paras. Miles de personas al día llamándote por el pinganillo.Un estrés de no parar.

Con los años y las influencias, puedes ya empezar a pillar chollos. Nuestra Señora de Kabul, o María del Armario Ignífugo, por ejemplo. ¿Que te llama un pecador cada diez años? Pues anda que no vas a vivir de puta madre.

9:20 AM  

Post a Comment

<< Home