Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Thursday, May 03, 2007

No, Raúl Rodríguez, no

Vuelvo después de mucho tiempo (he trabajado mucho esta última semana, amigos) para darle una hostia a los taxistas y me voy por donde vine.

Monólogo de un taxista a ATT y a servidora sin haberlo pedido y sin comerlo ni beberlo:

"Es que yo ahora me pierdo en los túneles de Madrid, porque llevo 15 años sin coger el taxi y ahora he vuelto. Y divorciado, que ahora trabajo tres turnos de noche y hoy doblo, y encima estudiando. Por no hablar de los bailes de salón los fines de semana y de la parcela en Talavera, que es lo que me ha tocado en el divorcio, y tengo que ir todos los fines de semana a limpiarla para ver si la vendo. Y luego mi ex mujer me dice que si no viajo. ¿Pero cuándo voy a viajar, si no tengo tiempo? ¡Anda, Vallecas! Aquí conozco yo a gente de la asociación...".

Sin mediar palabra. Sin decir nada. Sin dar un mínimo pie a la brasa.

No, Raúl Rodríguez, no. No me vendas la moto; los taxistas sois unos putos brasas. Y no es generalización: es justicia histórica.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

8 Comments:

Anonymous Anonymous said...

lo grabaste para reproducirlo así de bien?? Cler

2:31 AM  
Blogger mari-ici said...

se lo sabe tan bien por la cantidad de veces que ha contado la anecdota..........

3:54 AM  
Anonymous El Hombre Topo said...

Una vez conocí un taxista, bien sea cierto que fue en El Cairo, que, tras espantosa charla, a la hora de cobrar, pretendió meterme un clavo. Preguntado por la razón por la que pretendía sacarme aquel dinero extra, me dijo que era en concepto de conversación y compañía, por haberme amenizado el viaje, en una palabra. Muy serio, le contesté que, de haberlo sabido, le hubiera pagado tres veces más por haber ido calladito.

4:43 AM  
Blogger rubenvike said...

Es increible el gremio de los taxistas. Pero más increible es encontrarse con dos taxistas que no dicen ni usa sola palabra. Pero ni una...Los ojos como platos. Hasta me daban ganas de hablarles yo a ellos para de verdad sentirme en un auténtico taxi...

11:45 AM  
Blogger Quic said...

Joder, y se me olvidó contar que también nos dijo que iba a bailes de salón...

8:21 AM  
Anonymous Mattu said...

Ya tardabas, chavalote, se te extraña un huevo. A ver si va a ser el jodido taxista que me metió un puro en Nochevieja y encima me contó lo del divorcio y la puta de su mujer...

6:21 AM  
Anonymous Errado said...

En realidad los españoles en general somos bastante brasas, servilleta el primero; lo que ocurre es que los taxistas nos tienen durante un determinado periodo de tiempo en una situación en que nos es imposible escapar.

Con todo, se aprecia y es muy de agradecer el relevo generacional, porque entre la vieja guardia sí que había unos cuantos como para echar de comer aparte.

12:17 AM  
Anonymous iperico said...

¡Hay que joderse! Si vosotros fuéseis taxistas haríais exactamente lo mismo. Es más, sin ningún género de dudas es indiscutible que quien abre un blog en internet tiene una vocación "brasista" en grado severo. ¿O no?

9:36 AM  

Post a Comment

<< Home