Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Monday, March 26, 2007

Taxista madrileño-español: tipología y modo de empleo

El gremio del taxi y Quic han tenido fluidas relaciones. Lógico por la carencia de carnet de conducir de Quic y por su animadversión a tomar el transporte público con alguna copa de más, costumbre ésta adquirida desde la más tierna juventud, cuando la pasta para los taxis no es que sobrase. Con lo que he pagado por taxis creo que me habría comprado una flota de carros como la de la hija de Roca, más o menos.

Últimamente, unas veces por placer y otras por trabajo, sigo tomando muchos coches del Rayo Vallecano. He detectado un giro claro en el taxista medio que podría dividir al gremio en tres grandes grupos:

- El que no te da la brasa: Puede ser el mejor o el peor. El mejor por razones obvias (¿por qué hay que aguantar sus chapas? ¿Tiene el conductor del autobús un micrófono y da la chapa a todos sus viajeros?) y el peor porque si el taxista te quiere timar, ten por seguro que no te dará conversación. Es una regla casi infalible ésta. Ojito con los muditos.

- El que opina sobre De Juana Chaos: Desde que había que matarlo, hasta que qué va a hacer el gobierno, pobre. Mucho más abundante el primer grupo, que ahora anda crecido. Os disculpo taxidrivers: si estás ocho horas escuchando la COPE o la SER es normal que no pienses en otra cosa.

- El que te dice que los jugadores del Real Madrid son unos sinvergüenzas porque se lo llevan muerto y no dan un palo al agua: Es constante esto. Aplicable el refrán "piensa el ladrón que todos son de su condición" claramente. O "le dijo la sartén al cazo". Nunca me siento tan solidario con Guti como cuando un taxista lo critica.

Vista esta tipología, un único proceder: siempre darles la razón. Ante un taxista hay que ser un camaleón ideológico. No sirve de nada llevarles la contraria, porque tienen un volante y pueden utilizarlo. Siempre nadad a favor de corriente. Verbigracia:

CASO A

Taxista: ¡Qué hijoputa el De Juana ése! Si de mí dependiera le iba a haber alimentado, sí... Luego yo aparco en doble fila y me quitan dos puntos.

Quic: Si es que a los ciudadanos honrados nos machacan y a estos hijosdeputa, todo facilidades.

CASO A'

Taxista: ¡Qué hijoputa el PP! Ahora criticando al pobre Zapatero por lo de De Juana y resulta que ellos hicieron lo mismo.

Quic: Diga usted que sí. ¿Y la guerra qué, eh, qué pasó con la guerra de Irak?

CASO B

Taxista: ¡Qué hijoputas estos del Madrid! Se llevan los millones a casa y no corren. Y encima se quejan de que tienen presión...

Quic: Aquí los quería ver yo, en el taxi, eslomándose para llevarse cuatro perras...

Esto viene a ser la guía básica del taxista madrileño-español. A santo de qué Gallardón no me la compra y se la da a los guiris en el aeropuerto, para que sepan dónde se meten.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

7 Comments:

Blogger rubenvike said...

Jajaja...Claro que sí, hay que ser un verdadero camaleón. Las cosas que habré dicho yo en un taxi para intentar que no me dieran la murga y se centraran en su labor...

Deberías incluir también en la guía que su saludo es: "A dónde vais?" De lo que puede resultar: a)Si me conviene os llevo b)No me conviene, que os jodan..."

Un saludo!

10:03 AM  
Blogger ATT said...

Yo, por lo general, paso de relacionarme con el gremio taxista, y aprovecho los trayectos para llamar por teléfono y librarme de la siempre desagradable conversación.

10:39 AM  
Anonymous Mattu said...

Yo realmente lo pasé mal en la última nochevieja: combinar en un coctel explosivo una novia contentilla en el sentido etílico, pero cabreada porque a ti se te escapa el nombre de una de tus amigas hablando con ella...tened en cuenta que quien cuenta esto tampoco iba muy bien. Y a esto, sumadle un taxista cabreado con la zorra a la que le pasa su pensión por maltrato, hablando con su hijo ("que te pones de su lado, cabrón") en un viaje desde Atocha a Lucero...EN NOCHEVIEJA. Puñalada, psicoanalisis y charla...Y ENCIMA PAGO YO. No he vuelto a coger un taxi.

2:21 PM  
Blogger Sue said...

Te aseguro que pago contenta un plus de mutismo con tal de no aguantar chapas de taxista y, sobre todo, de no tener que interactuar.

6:29 AM  
Anonymous iperico said...

Como diría Simancas, los taxistas y las taxistos.

Hay una cosa que no entiendo en el gremio (¿no se califica como gremio a ninguna otra profesión?). Yo conduzco deprisa cuando voy con el tiempo justo a una cita que a mi edad sólo puede ser laboral o familiar, teniendo en cuenta, a su vez, que sólo pierdo el culo por asuntos de trabajo o ante una posible bronca conyugal.

¿Por qué todas las pifias habidas y por haber te las hacen los taxistas si ellos no tienen ninguna necesidad de llegar pronto, hecho del que sólo ha de preocuparse el cliente?

Y que conste que los taxistas me caen simpáticos.

7:03 AM  
Anonymous El Hombre Topo said...

Existe un subtipo de taxista, muy raro de encontrar, que si le das la razón se cabrea. Un ejemplo:

- ¿Pues no tienen cojones éstos del Madrid que no corren ni aunque les mates?
- Aquí quisiera verles yo, en el taxi. Que eso sí que es un trabajo duro.
- ¿Qué me quiere decir con eso de que el taxi es duro? ¿Nos estamos haciendo los graciosos?
- No, no... Si yo, lo que quería decir, es que, en fin, usted ya me entiende, que los jugadores del Madrid, que son unos niños mimados.
- ¡Oiga usté! ¡Que yo soy socio desde hace casi treinta años, que tengo la insignia de oro del clús! ¡Que me la puso el mismísimo Florentino! ¿Se cree usted que va a poder meterse aquí y poner a parir al Madrid? ¿Pero qué se ha creído? ¡Rojo! ¡Que tiene usted una pinta de rojo!
- No, no. Que yo estuve en la manifestación de Rajoy, contra lo de De Juana
- ¡Si es que hay que joderse! ¡Todo el día aquí metío y me tiene que tocar un facha, un hijoputa facha! ¿Qué pasa con De Juan? ¿eh?


Como digo, debe haber dos tres en todo Madrid, no más. Pero una vez, y no hace mucho tiempo, me tocó uno de esos.

Y contra eso, querido y admirado maestro, no he sido capaz de encontrar estrategia.

9:04 AM  
Blogger raul rodriguez said...

no os imaginais como es la película desde el otro lado.Las cosas que te cuenta alguna gente,son como para frenar y abrir la puerta.Afortunadamente yo,trabajo en una ciudad pequeña.No penseis que entre los médicos,abogados,jueces etc.la proporción de gentuza es menor que la del gremio,esa es una proporción inherente al ser humano.Queridos amigos,generalizar es casi siempre errar.Un saludo para todos.

2:32 PM  

Post a Comment

<< Home