Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Friday, April 29, 2005

Vota Terreros

Joder, qué de curro tengo últimamente, tanto que no hay quien actualice este centro del saber que es este gran blog.

Siempre voy en el metro leyendo y no me entero de la misa la media, pero aun así mira que se ven cosas. Ayer, vi a una china estudiando el librito del carnet de conducir en el metro. La muy china iba a la Autoescuela Pekín, lo que me pareció cachondísimo. Así no se van a integrar en la vida.

Es curioso el fenómeno de los chinos. Los hay de dos tipos: el chino de tienda de chinos, que suele ser así como displicente y que pasa de tu cara, y el chino de restaurante chino, que suele ser todo amabilidad y cortesía. Las chinas que llegan a España han ido además evolucionando. Al principio, las que vendían rosas (negocio que ha quedado traspasado a los tíos de la raza de Apu, lo que en Inglaterra llaman "pakis", sean de donde sean), eran tías feas y delgaduchas, y más bien viejas. Ahora, ya hay algunas de las que venden discos y pelis que están medio buenas, y tienen las tetas más grandes. ¿Las feas eran una avanzadilla del gobierno para colonizarnos? ¿Empezarán a vender discos pivones de ojos rasgados que harán espectáculos en plan El Bar Coyote y se harán las dueñas del país? Vaya usted a saber, pero qué peligro tienen.

A todo esto, estaba hablando del metro. Resulta que el otro día entro en el metro y hay un tío pegando una charla en alto, aunque no a muchísimo volumen. Un chico más o menos joven (treinta o treinta y pocos), con el pelo un poco largo pero bien cortado, pantalones de tela y camisa, baratillos, pero nada de un tío arrastrado. El caso es que el speech del tío era tal que éste: "Para que haya mayor transparencia informativa [a todo esto, llevaba un ABC en la mano], para que los delincuentes estén a buen recaudo, para que no haya más corrupción... Vótame, vota a Terreros [creo que dijo Terreros]. Porque no van a poder conmigo, popr mucho que me amenacen no me van a callar...". El tío acababa pidiendo pasta "para poder presentar a mi plataforma en los próximos comicios". Nadie le dio un duro, y se despidió diciendo: "Gracias por todo. No puedo pedirles que sean tan valientes como yo". Luego cogió un macuto como de viaje y se cambió de vagón.

¿Es un loco o un genio Terreros? ¿Se sacará pasta así? Yo por si acaso, en los próximos comicios (sean cuales fueren) voy a buscar su papeleta. A mí me convenció, pero yo no le doy pasta a un político ni aunque tenga hambre...

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

3 Comments:

Blogger sue said...

Yo ayer vi a un tío y una tía que cantaban una especie de rap en serbocroata mientras un niño turista gabacho que había se tapaba los oídos y lloraba. Creí que eso era lo más en pedir dinero en el metro. Ya veo que no.

4:19 AM  
Blogger kurt said...

circula uno en el metro de madrid que llega a los vagones, se pone a hacer el pino y luego pasa la gorra para que le den moneditas.
Creatividad que tiene la gente.

10:43 AM  
Blogger El Profesional said...

Una vez un colega peló una naranja con cuchillo y tenedor mientras lo explicaba en alto... al acabar muchas risas en la gente pero empece a pedir dinero y nada....

Otra vez un amigo belga (hace ya al menos 10 años q no está en España por lo q no es el mismo q el de Kurt) se puso a hacer el pino en la puerta del metro Ibiza y a pedir pasta. Tampoco...

Esta claro, la innovación en materia pedigüeña no sale rentable...

5:32 AM  

Post a Comment

<< Home