Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Tuesday, December 12, 2006

Placeres mínimos

A ATT le encanta la escena esa de "Amelie" en la que la chica describe sus pequeños placeres, como meter la mano en los sacos de lentejas. Verdaderamente es lo mejor de la peli de lejos.

En esta vida (inserte tópico: rutinaria, tediosa...) hay que aferrarse a todos los placeres posibles (inserte tópico: sin hacer daño a nadie, respetando, que el respeto no hay que perderlo nunca...). Y hay placeres que, por mínimos, no los tenemos en cuenta. Son esas pequeñas tonterías que nos mola hacer mucho. A mí, en concreto, me encanta ejercer estos placeres mínimos:

- Romper las botellas cuando reciclo vidrio: Soy un ciudadano cívico civiquísimo, y reciclo. Pero el vidrio no lo reciclo por hacer un bien a la humanidad, sino por propio placer personal. Me encanta tirar las botellas y oír cómo se rompen. Me putea cuando el contenedor está muy lleno y no se cascan. De hecho, he desarrollado un golpe de muñeca mortal con el que las botellas se rompen siempre. Placer mínimo number one.

- Romper una hoja: Éste es un placer mínimo absolutamente dañino con el planeta. Me encanta coger una hoja del típico matorral (en mi casa los hay a cienes, que para eso tenemos jardín) e irla doblando hasta hacerla trizas. Tiene un clack muy característico, que no es ni muy violento ni muy light.

- Quitar la etiqueta de las cervezas: Siempre lo hago, para luego romperla en trocitos mínimos y putear al camarero de turno, que los tiene que recoger. Es un semiminiorgasmo cuando la botella está húmeda y tiras de la etiqueta y sale entera. Qué movimiento tan suave y grácil.

- Contar las sílabas de las cosas: Es una especie de placer Rainman que en el fondo me asusta. Muchas veces, sin darme cuenta, cuento con los dedos las sílabas de las canciones, y cuando son múltiplos de cinco o de cuatro es como que he campeonado en este menester. Una cosa absurda que no sé cómo empezó en mí, pero el caso es que me mola.

Ahora me debería marcar una frase-frisbee-filosofía barata sobre que la vida son estos placeres y que hay que dejarse de hostias y de materialismo y disfrutar de lo que tenemos, que es mucho y hay niños pobres en África que no tienen dinero ni nada, y se les caen los dientes y se les hincha la tripa de hambre, y que es muy triste y más en estas fechas tan entrañables, y eso. Pero la realidad es que este es un post intrascendente que me he sacado de la chistera hoy martes, que no tengo ni curro ni ganas de currar.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

7 Comments:

Anonymous Haters said...

Este blog me asusta a veces. Hago tres de esas cuatro cosas (aunque soy más de contar letras).

5:03 AM  
Anonymous Mattu said...

Tres de cuatro tambien, y tanto Quic como haters son enfermos de las palabras.

PD: Yo cuando me aburro y voy x la calle sin mp3 voy haciendo los numeros en codigo binario.

3:48 PM  
Anonymous Anonymous said...

Yo tengo miles de placeres estúpidos que tengo que ocultar para que los demás no sepan lo loquisima que soy.
Como lo de hacer listas de todo.
Y el placer que me supone hacer solitarios con la baraja uno tras otro.....

Pero como tu dices, muy sabiamente, es vergonzoso, pero no hago daño a nadie, y me ayudan a relajarme y entretenerme en esas ocasiones en las cuales prefiero no pensar.

2:10 AM  
Anonymous Anonymous said...

En contra de Haters y Mattu, he de decir que no comparto los placeres de Quic. Es más, soy un activista contra la ruptura de vidrio al lanzarlo al reciclaje.

7:22 AM  
Anonymous sue said...

Estáis todos enfermos.

Aunque yo también hago lo del vidrio, que relaja un montón. No rompo las hojas: me gusta pisarlas cuando están secas. No cuento sílabas, cuento letras (es por Cifras y Letras, no es algo expontáneo). Pero mi placer mínimo máximo es quitar pelos con pinzas y observar la raíz. Si pueden ser a otra persona, mejor. Sí, yo también estoy enferma.

4:12 AM  
Anonymous sue said...

Ah, y lo de las cervezas también lo hago, pero no me resulta especialmente placentero: creo que lo hago por aburrimiento o nerviosismo.

4:13 AM  
Anonymous Syl said...

Llego tardísimo (ni he mirado la fecha de este post) y reconozco que yo hago 3 de esas cosas pero lo que más me hace disfrutar es romper vidrio.
Siempre quise tener una bronca con mi ex de esas de estampanar la vajilla y la cristalería contra una pared, o contra su cabeza, en su defecto, y ponerlo todo perdido de cristales, pero no pudo ser, nunca se dió esa oportunidad.
Gracias a eso, hoy tengo platos y copas en mi house, pero siempre me quedará esa carencia. Que suplo rompiendo con mucha mala hostia las botellas en los contenedores, claro.
PD. Mi otra rayada es contar baldosas cuando camino por la calle. Y no pisar las líneas, como el perrillo de "Mejor imposible".

1:06 AM  

Post a Comment

<< Home