Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Tuesday, May 24, 2005

Supermamá

Mi madre es una mujer más o menos mayor (cumple 65 en julio), de salud bastante precaria (pasó un cáncer de mama y tiene una lesión de hombro que le mata a dolores y de la que le han operado más de 10 veces) y, en general, está bastante hecha polvo.

Como buen hijo que soy, soy bastante protector con ella: intento que haga las menos cosas posibles, me repatea verla pasar dolores... Pero después de ayer me estoy replanteando el concepto que tengo de la salud de mi madre.

Resulta que ayer nos fuimos ella y yo a limpiar a mi casa, y asistí al nacimiento de una superheroína en directo: mi madre se convirtió en Supermamá, Mocho Woman o Vaporetta Girl, a gusto del lector. Fue increible. A los 15 minutos yo ya estaba con la lengua fuera, el sudor se me caía en los ojos, estaba follao... pero ella seguía con una velocidad supersónica ora pasando el trapo, ora rascando las persianas, ora pidiéndome que le vaciara las habitaciones. Sus brazos se movían más rápido que mis ojos, cambiaba del trapo a la fregona con maestría, desenfundaba la Vaporetta cual Billy El Niño y disparaba vapor a las ventanas sin que la suciedad pudiera resistirse. Mientras yo limpiaba una ventana ella había hecho rendirse sin remisión a la suciedad de dentro del radiador, con una mezcla de técnicas revolucionarias (la interacción trapo-palo para llegar a las rendijas más escondidas combinada con la utilización maestra de una pequeña brocha me dejó anonadado) y destreza física (pasaba de estar de rodillas a ponerse de pie con un salto de la rana que El Cordobés ni ha soñado) que desafiaban toda lógica en una mujer de su edad.

A la cuarta hora de limpieza debió verme agotado y tuvo clemencia para conmigo. Por un momento, dejó de ser ese ser voraz que combate toda suciedad con armas de destrucción masiva de la limpieza y se convirtió de nuevo en mi mamá, esa mujer tierna y, valga la redundancia, maternal que tiene piedad de los bajones de su hijo el pequeño.

Comentando la jugada con ella, le dije: "Joder, mamá, el radiador parece otro, está como nuevo". Y ella, mostrando que es de una generación pretérita (y que nunca volverá a haber mujeres como la de su edad), me respondió: "Es que la limpieza es muy bonita". Para ti, no te jode, que eres una superheroína.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

8 Comments:

Blogger El Profesional said...

Ya te vale... utilización de madre para limpiar la casa....
Lo próximo ¿qué sera? ¿llevarle los pantalones para que te cosa el bajo? ¿Invitarla a que te planche las camisetas?
Y tu señora vagueando todo el día....

Haz como yo, contrata una mucama ilegal!!!

2:40 AM  
Blogger fabri said...

Por que eres tan bueno, quic?
Pulitzer ya!

4:03 AM  
Blogger mari-ici said...

el fabri este busca algo..., quiza que le mandes a tu madre a limpiarle la casa?, no se pero yo me mosqueaba.
Las madres son así la mia, vino un dia al infinito, y cuando me quise dar cuenta me había podado medio jardín, yo con varias cervezas y un cubata intente ayudar y lo único que conseguí fue quemarme el cogote.
Yo no se si tendré hijos pero si se que no seré supermama

7:55 AM  
Blogger iperico said...

Pues yo un día vi una discusión entre un hombre y una mujer que además de ser sordomudos no tenían extremidades. Movían con ímpetu las cejas, la boca y los ojos, con una violencia inusitada, que significa "no usada, desacostumbrada". Es curioso que a la violencia se la adjetive tantas veces de inusitada.

La discusión pasó a mayores y empezaron a agredirse. Se daban cabezazos y mordiscos y la gente que pasaba les dejaba 20 duros. Uno les separó y llevó al chico a la otra pared del pasillo y evitó así que se pegaran durante media hora.

Luego vino la suegra de él, madre de ella, sordomuda y mutilada también, que había estado limpiando la casa y haciendo la comida. Hicieron las paces todos ellos, fueron felices y comieron perdices. Y el que no tenga humor (ni aguante bromas) que se vaya del pueblo.

10:07 AM  
Blogger +co said...

Jajajaja. IPerico, es de lo mejor que te he leído en mucho tiempo.

Es más, te dedico unas dobles jotas.

JJajjajjajjajja

10:37 AM  
Blogger iperico said...

Gracias +co, es verdad que llevo tiempo en baja forma. Todo sea dicho, la inspiración la he tenido leyendo al míster.

3:36 AM  
Blogger Ele nita said...

Las madres son la caña. Yo aprendí de ella lo de limpiar en el baño con el cepillo de dientes, uno claro, que sólo utilizas para limpiar. Que se mete perfectamente bajo los grifos y sitios donde crees que nada es capaz de llegar. No veas si sale mierda cuando introduces el cepillo de dientes... en fin... yo se que limpio de lujo porque mi Gordo siempre me dice "qué limpio está todo, limpias como las madres"... que todavía no se si es un cumplido o no, pero cada vez que me dice que en el water se pueden comer sopas... pues me siento yo de lo más orgullosa, y se lo debo a mi mami. Claro, que le debo otras cosas mejores aún.

12:42 AM  
Anonymous jose said...

buaaaaaaaa es la caña el texto ¿no sigues posteando? animo continua!!!

10:34 PM  

Post a Comment

<< Home