Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Friday, January 13, 2006

El peor trabajo del mundo, CPNB

Me cabrea currar los viernes por la tarde. No porque crea que no debo hacerlo, porque curro bien poco, pero sí porque no trabaja casi nadie.

Ahora a CPNB no le va bien en su trabajo: está demasiadas horas allí, su jefe es bobo y no se siente reconocida ni económica ni personalmente. Su jefa se fue, ella se comió todos los marrones del mundo y encima su jefe pasa y le racanea la pasta. Es triste estar mal en tu trabajo, porque pasas en él muchas horas (40 a la semana algunos, 30 yo y 1.700 CPNB) y no es para que no te guste un sitio en el que estás todo ese tiempo. Por eso me jode mucho que CPNB esté así.

Sin embargo, siempre hay un trabajo peor. Un curro en el que, por mi experiencia, siempre estás cabreado, lidiando con gente que te putea y que debe quemar como pocos trabajos: la que reparte los destinos de los taxis en Teletaxi. La llamaré teletaxera, aunque dudo que sea el término correcto. Es, en cualquier caso, la señora esa de "Dígame, sieteee" que suena en la emisora del taxi.

¿Os habéis parado alguna vez a escucharlas? Es más, ¿por qué siempre son mujeres? Tienen siempre tono de mi-vida-es-un-asco y cada dos por tres montan unos cirios que te cagas. "¡A ver, 126, déjeme hablar a mí y a sus compañeros!", y cosas similares, cuando no peores, gritan con todo el odio del mundo en mogollón de ocasiones. Se pasan la vida gritando a los taxistas. Y es que, bien mirado, tienen un curro fino: si los "pelas" son seres de mala fama (¿merecida?) por sus actitudes peseteras y rastreras, ser la que les asigna un jugoso destino por el que te suben la bandera cuando les sale de los cojones y te pueden timar debe ser de lo más estresante. Me da la sensación de que entre ellos serían capaces de pisarse por conseguir una carrera y que las pobres teletaxeras se tienen que volver locas parando a semejante banda de gumias.

Hay curros en los que tienes que crearte un carácter para no sucumbir. Muchas veces se acusa a los médicos de fríos, pero yo creo que si no lo fueran se morirían, con todo el día recibiendo penas una detrás de otra en su puesto de trabajo. Pues las teletaxeras deben ser igual: si no muerden, se las zampan por los pies. Y así tienen el carácter que se gastan.

Creo, sinceramente, que por la mala baba permanente que tienen en su puesto de trabajo, debe ser de traca currar de operadora del Teletaxi. Siempre hay gente peor, CPNB.

El Mundo de Quic. el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

7 Comments:

Blogger +co said...

Tienes toda la razón.
Pero mal de muchos...

9:46 AM  
Blogger El Profesional said...

empieza a hacer como yo, pasa de todo.

y si puedes de todos, mejor.

10:40 AM  
Blogger El Profesional said...

no os quejeis q aún estoy aquí 21:40

12:40 PM  
Anonymous sue said...

Lo malo del trabajo es que saca lo peor de todo el mundo. Por cierto, hoy he entrado a currar a las 20:30 y me queda hasta bien entrada la madrugá.

12:46 PM  
Blogger ma´heona´e said...

Lo de los médicos (que es lo que me toca) sería ideal que no pasara pero... Es inevitable.

Con tu primer enfermo se te cae el alma a los pies. También con el segundo... Pero al final ya no lo sientes, porque si no te pegarías el día en la cama con depresión, aparte de que eso también entorpecería tu trabajo.

Yo ahora soy fría de flipar, alucino conmigo misma y mi indiferencia (pero eso no quita que sea educada y agradable, que es distinto) pero recuerdo veces chungas, como la primera chica joven con cáncer que vi, o a mi primer paciente con Corea (la última enfermedad del mundo que querría tener)

Tristemente, uno se acostumbra a todo...

2:42 PM  
Anonymous Franchise said...

Un amigo mío se enfadó conmigo mucho en una ocasión cuando le dije aquello de "somos lo que trabajamos". Resulta inevitable que lo que ocurre en esas cuatro paredes (aunque trabajes a cielo descubierto) lo condicione todo: el dinero (sobre todo), el estado de ánimo, el estado de ánimo de tu pareja... Hasta los que no se llevan el trabajo a casa están marcados por eso mismo... Pero en fin, es un mal necesario, porque también es cierto que muchas veces las dosis de autoestima que te da un trabajo bien hecho no te la dan otras cosas de la vida. Eso sí, tampoco voy a recordar eso tan míticamente nazi de "el trabajo os hará libres"...

4:01 PM  
Blogger Errado said...

Mal de muchos: epidemia.

¡Ay!, el saber popular...

1:27 AM  

Post a Comment

<< Home