Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Wednesday, March 15, 2006

Chef Quic: Arroz Sepiado


Regreso triunfalmente al terreno de la cocina con la cena del pasado lunes. De nuevo éxito total de crítica y público, aunque en la elaboración sufrí un pequeño percance que estoy seguro sabréis perdonar. De hecho, una lamentable falta de comunicación entre ATT y servidora, en la que no hubo culpables (quizá fue el canal; ay, Periodismo...), me llevó a poner un vaso de arroz por ser humano comensal, aunque con medio vas que chutas. Dicho lo dicho, he aquí la elaboración del suculento plato:

Arroz sepiado

Ingredientes para dos (con el arroz correcto, no como yo lo hice)

Una sepia de unos 300 gramos
1 pimiento verde
1/2 cebolla tamaño pelota de tenis reglamentaria
1 tomate tamaño idem
2 dientes de ajo
1 vaso de arroz
1 vaso de vino blanco
1 hoja de laurel (y hardy, si se quiere)
Aceite
Sal
Agua
2 cojones (aunque cada vez menos)

(Grosso) Modo de preparación, incidentes incluidos

En una cazuela se sofríe (omitiré el imperativo de la anterior receta: cansa) el pimiento, los ajos y la cebolla bien picaditos hasta que la cebolla esté transparente (truco recurrente éste). Salar al gusto.

Se añade la sepia cortada en trocitos pequeños y el tomate pelado (yo pasé mucho asco en este proceso; cómo me repugna el zumillo que suelta el tomate) y cortado en daditos. Se sofríe unos segundos y se le añade el vaso de vino.

Consejo de Quic: el vino engaña, y no sólo cuando acabas a cuatro patas, atáxico perdido, después de haber pronunciado la frase "qué bueno está este vinillo" las once veces que llenaste tu copa. Este vino hay que dejarlo al fuego hasta que se consuma, pero hete aquí que tú te puedes confiar pensando que le queda mucho e irte a ver la tele y encontrarte a tu vuelta a la sepia, más activa que cuando estaba viva, saliendo de la cazuela con saltos de triple tirabuzón porque el vino se ha consumido. Atentos a eso, son asuntos sucios. Os lo digo yo, Mister Quic.

Una vez consumido el vino se le añade el arroz, la hoja de laurel y dos vasos y medio de agua. Se deja hacerse durante 25-30 minutos y que repose un poco antes de servirse.

A mi mujer le ha encantao.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

9 Comments:

Blogger ATT said...

Jajaja, no me había yo enterado de lo de la sepia bailarina. Me descojono.

Reconocelo, el tema de echar mucho arroz no fu por falta de comunicación, sino porque te molaba la idea de invitar al equipo de Rugby a cenar, tontorrón.

11:36 AM  
Anonymous sue said...

Una curiosidad: ¿si algún día a tu mujer no le gusta la cena también vas a dar a conocer el dato? A los que seguimos tu evolución en la cocina nos gustaría contar con imformación imparcial.

12:14 PM  
Anonymous Anonymous said...

te veo supercocinitas y me complace comprobar cómo has vuelto a recurrir a un vegetal como el tomate para tu añadir a tu dieta. He de decir,no obstante, que la foto del plato de hoy tiene bastante peor pinta que el del otro día. En serio, Quic, ¿no se te pasó el arroz?. Cler

12:42 AM  
Blogger Quic said...

La foto no hace justicia al plato, definitivamente. A las malintencionadas preguntas de las dos víboras estas que responda la única voz que ha probado el invento y que es más imparcial que yo. Certifica, certifica.

1:08 AM  
Blogger fabri said...

Si me permites una sugerencia, sala al final, despues de echar el agua, al ratito. El motivo es que al reducir el agua, la concentracion de sal aumenta, por tanto lo que al principio te parecia soso, al final puede estar salado.

3:28 AM  
Blogger ATT said...

El plato estaba buenísimo, y es cierto que la foto no le hace justicia.

De hecho, me cabrea bastante que al cocinillas novato le quede el arroz en su punto, y a mí lleve años pasándoseme, con lo que me gusta.

De sal, en su punto también. O quizá algo soso, que es como me gusta a mí la comida. No sé, la cosa es que a mí me encantó.

Sue, con lo bien que se le da al muchacho, y lo que me gusta a mí comer, dudo que llegue el día en el que no le encante a su mujer.

En fin, que certifico, certifico, estaba de vicio. (Aunque no llega a la altura de mi arroz negro, chaval)

4:23 AM  
Anonymous Syl said...

La madre que me parió.
Me voy de mudanza por mi ofi y cuando regreso a vuestros blogs al cabo de varios días los veo casi cambiaditos de rol.
Portzierto, mi arroz con salmón y verduras está de chuparse los dedos. Y eso de dejarlo hacerse 25-30 minutos es una salvajada...
16 minutos en vitro desde el momento en que rompe a hervir, se apaga, se deja 2 minutos más, y 10 de reposo.
Y a zampar.
Me piro a hacer la maleta. Agur.

PD. El post de Rollán me ha puesto los pelos de picos pardos. Intuía lo del suicidio, pero no sabía cómo fue. En fins... Como decía Pavese, "vendrá la muerte y tendrá tus ojos". Y ahora sí que sí que me piro.

10:21 AM  
Blogger Hans said...

Quic, sustituye el nombre del plato. Arroz sepiado no mola. Arroz con sepia y verduras, mucho mejor.
En todo caso, casi me veo aquí como un poco sobrando, dado que esta entrada ha dado lugar a una especie de chat de amigos-de-toda-la-vida.
Iba a decirte que nos invites a MBO y a mí a comer y podemos así incorporarnos a vuestra Happy-Pandy... Nosotros llevamos el vino (bueno).
Hale, feliz finde

6:12 AM  
Blogger RicardoRVM said...

Oiga, usted no guisa mucho, ¿verdad?. Si quiere aprender, puede pasarse por A Sueldo de Moscú y consultar la sección "Mis recetas". Son pocas, pero suculentas, y podrá usted aprender de lo lindo.

12:45 PM  

Post a Comment

<< Home