Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Thursday, May 26, 2005

Lenguas electrónicas

Ayer me estaba quedando sobado viendo las noticias de Buenafuente, me fui a la cama y, cosas del destino, me desvelé. Así que seguí viendo Antena 3... hasta que cometí el error de cambiar a La 2. Hacía meses que no veía Redes (lo quitaron de los domingos y alargaron el programa de entre semana; me gustaba el de antes, que era un refrito, pero el de ahora me dio la sensación que era la versión dominical pero en miércoles) y tengo un problema con ese programa: es el único que me mantiene despierto a altas horas de la mañana, incluso más que un partido de la NBA.

Me llama la atención lo bien que se explican las cosas, pero, para qué dármelas de listo, lo cierto es que no me interesa casi nada de lo que allí se expone. Pero por alguna extraña razón, no me despego. ¿Será el inglés de Punset, un tipo capaz de llamar a los mamíferos "mamifers" en una entrevista para descoloque del científico de la universidad americana de turno, descojonado vía teleconferencia? ¿Serán las infografías, esas que te muestran la teoría de la relatividad con una manzana, un chicle y un gato con jersey? ¿Será la voz en off del pollo ese, que es mágica y te mantiene pegado a la tele en plan ratilla siguiendo al flautista de Hamelin? ¿Será el marco de la pantalla, tan cinematográfico él, que te traslada al mundo de la fantasía?

Porque ayer, al loro, me quité un par de horas de sueño viendo las piezas esas tan majas que hacen acerca de... los sentidos. Hablaban del olfato y salía un sumiller (o como se escriba), que desde que vi "Entre Copas" -la peli del año- me tienen comidito el seso. Luego, un tío que se dedicaba a hacer las esencias de los perfumes, explicando cómo si se mezcla vainilla seca y esencias de cardos asilvestrados (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia; es para que os hagais una idea) sale olor a mandarina subsahariana.

Y luego ya pasaron a Punset delante de un croma de esos modernos diciendo una de esas frases que me apasionan: "En el futuro existirán aparatos que nos dirán si la comida está buena o mala". ¿Cómo te vas a ir a la cama si te van a enseñar eso? Pues bien, la pieza era en un laboratorio de esos que se pagan con dinero público para que científicos hagan estudios de esos tan útiles como los que dicen que los diestros juegan mejor al Scalextric y similares. Salían unos científicos no dotados con el don de la palabra que explicaban la existencia, atención, de la lengua y la nariz electrónicas. Y allí que salía una chica escasa de glamour diciendo lo siguiente: "Ahora vamos a probar la nariz electrónica con dos tipos de patatas: unas inoloras y otras con olor". Y salían, efectivamente, unos tubitos de ensayo llenos de virutas de patatas fritas convenientemente separados y etiquetados. Le enchufaban unos cables y en una pantalla salían unas ondas. Todo muy instructivo.

Lo de la lengua electrónica me marcará por los siglos de los siglos. Es un aparatejo sospechosamente similar a una tarjeta falsa del Canal Plus con unos cables que metían en vasos de diferentes aguas minerales. En la pantallas salían gráficos diferentes a los que nombraban con el nombre de las marcas de agua: Evian, Lanjarón, Solán de Cabras... Impagable la imagen. Y los tíos lo explicaban todo serios como si estuvieran haciendo un gran bien a la humanidad.

No se tienen noticias de que se haya probado la lengua electrónica en un cunnilingus, o al menos no se ofrecieron las imágenes de la científica pasándose la lengua electrónica por salva sea la parte. Posiblemente, los cantos de la tarjeta hagan herida. Pero, qué coño (nunca mejor dicho), todo por la ciencia, amigas.

Seguiremos informando.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

2 Comments:

Blogger Ele nita said...

Cunilingus... cómo me gusta esa palabra...

12:48 AM  
Blogger mari-ici said...

o como decía el otro..." eso ej una comía coño"

2:13 AM  

Post a Comment

<< Home