Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Friday, March 31, 2006

El coining, el tiempo

Está Sue en plan metafísica / nostálgica últimamente, y me ha recordado uno de los episodios más deliciosamente curiosos de mi vida: la aparición del coining.

Resulta que teníamos una asignatura de libre configuración en la Facultad de Educación de la Complu, llamada Literatura, Cine y Educación, cuyo profesor era un senecto docente de cuyo nombre no me acuerdo y cuya asignatura era virtualmente inexistente: daba una charleta y luego había que hacer un trabajo que nada tenía que ver con eso para aprobar. Four credits. Tres hurras por la enseñanza pública.

El caso es que vimos el percal enseguida. Los periodistas somos gente de natural avispada si se trata de evitar responsabilidades y ocupar ese tiempo en ocio sin valor. Y vimos que había que acercarse a las clases pero no quedarse: mi memoria, frágil, me hace recordar que íbamos, pasábamos lista y salíamos del aula con una impunidad antológica. Incluso recuerdo que una vez había un vídeo (salía Leopoldo María Panero, no os digo más) y nos escapamos por la puerta de atrás de la manera más Torete que se pueda imaginar.

Localizamos un bar aledaño, no sé por qué, que se llamaba Iron Bar (pronúnciese Irombar, nunca Áirombar). Estaba en una especie de soportales y no tenía nada de particular. Y cuando digo nada quiero decir nada. Debían ser las cuatro de la tarde cuando teníamos aquella clase, y apostaría a que era en viernes. Tomábamos pacharanes y pasábamos el tiempo. Simplemente pasábamos el tiempo.

Nos inventamos un juego, llamado coining. No sé en qué consistía, pero había que golpear en plan chapas monedas de duro. Y era absurdamente divertido. Hacíamos tan poco que mi amiga Klint llegó a decir, mientras con una brizna de hierba golpeaba a otra: "No estoy jugando al hockey sobre hierba. Estoy jugando al hockey con hierba".

Se nos pasaba la tarde entera ociosos perdidos, se nos hacía de noche en el Iron Bar, y nos íbamos a cenar a casa para quedar por la noche unas pocas horas después. Realmente nos encantaba jugar al coining y vaguear, pero nunca le dimos el valor que tenía aquello.

Hoy mataría por una tarde libre a la semana en la que volver al Iron Bar, jugar, hablar, pasar el tiempo sin mayores preocupaciones. Cuando los analizo creo que fueron algunos de los mejores ratos de mi vida. Y cuando ahora pienso en hipotecas, en preocupaciones de todo tipo y en las ganas que tienes de crecer y hacer cosas cuando estás en la universidad, más me doy cuenta de lo bueno que era aquello. Y no era nada, simplemente pasar el rato. Vivir.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

3 Comments:

Anonymous Sue said...

Grandioso el coining y todo lo que le rodeaba, es cierto. Grande también la elección de la asignatura.
Me parece que era los jueves, no los viernes, pero es que, en aquella época, los jueves eran un día más del fin de semana. Vaya ratos güenos, güenos de verdad que nos pasábamos. Ojalá ahora pudiéramos... En fin, espero que dentro de unos años llegue otra vez la época de tocarnos los huevos.

4:02 AM  
Blogger noviocadaver said...

la universidad, y más periodismo, eran otros tiempos.. pero todos los tiempos tienen su lado bueno...

5:12 PM  
Blogger Hans said...

Qué nos ha "dao" a todos en este inicio de primavera? Juerl, qué nivel de melancolía y tal y tal. Sue, llévatelo por delante: JAMÁS volverán tiempos como aquellos. Eso no quiere decir que sean peores, ni menos divertidos, pero, desde luego, lo de decidir la distribución del tiempo por causas completamente aleatorias (básicamente por que le sale a uno de las gónadas) y sin limitantes externos tan apenas (mínimas explicaciones en casa en el peor de los casos, la turbiedad de la pa$ta) desaparece en el mismo momento que apruebas el último examen de licenciatura. O, como mucho, la Tesis.
Lo que pasa es que lo que viene luego está bien, pero de otro modo... y es inevitable recordar glory days de hacer, to'o seguío, lo que le sale a uno de las narices.

1:00 AM  

Post a Comment

<< Home