Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Friday, May 27, 2005

Mi homenaje a "El Quijote"

No quería yo dejar pasar el cuarto Centenario de El Quijote sin hacerle un homenajillo. Y me he dicho, ¿qué vas a hacer, alma cántara? Como soy un fan incondicional del traductor de Google, un cacharro del que Ionesco se sentiría orgulloso, he decidido poneros aquí el primer capítulo de la obra de Cervantes traducida de una versión en inglés, la que se considera mayoritariamente como la mejor (de un tal John Ormsby), al castellano Google. Si don Miguel levantara la cabeza...

Capítulo I: Cuál trata el carácter y las búsquedas de del caballero famoso pone Quixote del la Mancha

En una aldea del la Mancha, el nombre de la cual yo no tiene ningún deseo de llamar para importar, allí vivido no de largo puesto que uno de esos caballeros que mantienen una lanza el lanza-estante, un viejo buckler, un corte magro, y un greyhound para cursar. Un olla de algo más carne de vaca que el cordero, una ensalada en la mayoría de las noches, los desechos el sábado, las lentejas el viernes, y una paloma o tan adicional el domingo, hecho lejos con tres cuartos de su renta. El resto de él entró en un doblete del paño y de los traseros y de los zapatos finos del terciopelo al fósforo por días de fiesta, mientras que el días laborables él hizo una figura valiente en su mejor casero. Él tenía en su casa un ama de casa más allá de cuarenta, una sobrina debajo de veinte, y un chaval para el campo y el mercado, que ensillaban el corte tan bien como maneje el cuenta-gancho. La edad de este caballero el nuestros confinaba con cincuenta; él estaba de un hábito robusto, de repuestos, gaunt-ofrecidos, de una canalización vertical muy temprana y de un gran sportsman. La tendrán que su apellido era Quixada o Quesada (para aquí hay un cierto contraste de pareceres entre los autores que escriben en el tema), aunque de conjeturas razonables se parece llano que le llamaron Quexana. Esto, sin embargo, está de solamente poca importancia a nuestro cuento; será bastante a no perderse la anchura de un pelo de la verdad en decir de él. Usted debe saber, entonces, que el caballero susodicho siempre que él estuviera en el ocio (que era sobre todo todo el año redondo) se dio hasta los libros de la lectura de chivalry con tal ardour y avidity que él descuidó casi enteramente la búsqueda de sus campo-deportes, e incluso la gerencia de su característica; y a tal echada hizo su impaciencia y el infatuation va que él vendió mucho un acre de tillageland para comprar libros de chivalry para leer, y hogar traído tanto de él pues él podría conseguir. Pero de todos no había ninguno que él tuvo gusto tan del pozo como los de la composición de Feliciano de Silva famoso, porque su lucidity del estilo y de los conceits complicados estaba como perlas en su vista, particularmente cuando en su lectura él vino sobre courtships y los cárteles, como donde él encontró a menudo pasos "la razón del unreason con el cual mi razón se aflige así que debilita mi razón que con el murmur de la razón I en su belleza;" u otra vez, "los altos cielos, de que de su divinity divinely le fortifican con las estrellas, le rinden el merecer del desierto que su greatness merece." Los conceits excesivos de esta clase el caballero pobre perdieron sus ingenios, y utilizado mentir el esforzarse despierto entender los y el gusano el significado fuera de ellos; qué Aristotle mismo no habría podido hacer hacia fuera o extraído lo tenía vienen a la vida otra vez para ese propósito especial. Él era en absoluto fácil sobre las heridas que ponen Belianis dieron y tomaron, porque se parecían a él ésa, grande al igual que los cirujanos que lo habían curado, él deben haber tenido su cara y el cuerpo cubrió todos encima con las costuras y las cicatrices. Él elogió, sin embargo, la manera del autor de terminar su libro con la promesa de esa aventura interminable, y mucho una época era él tentó a tomar su pluma y a acabarla correctamente como allí se propone, que ninguna duda él habría hecho, y hecho un pedazo acertado de trabajo de ella también, tenía no mayor y pensamientos más absorbentes lo previnieron. Mucho una discusión él tenía con el curate de su aldea (hombre docto, y graduado de Siguenza) en cuanto a el cual había estado el caballero mejor, Palmerin de Inglaterra o de Amadis de Gaul. Nicholas principal, el peluquero de la aldea, sin embargo, decía que ni de ellos vino hasta el caballero de Phoebus, y que si había era cualquiera que podría comparar con él él ponen Galaor, el hermano de Amadis de Gaul, porque él tenía un alcohol que era igual a cada ocasión, y no eran ningún caballero del finikin, ni lachrymose como su hermano, mientras que en la materia del valour él no era un whit detrás de él. En cortocircuito, él se convirtió así que absorbió en sus libros que él pasó sus noches de la puesta del sol a la salida del sol, y sus días del amanecer a la obscuridad, poring sobre ellos; y qué con poco sueño y mucha lectura sus cerebros consiguieron tan secos que él perdiera sus ingenios. Su suposición creció por completo de lo que él leía alrededor en sus libros, los enchantments, las peleas, las batallas, los desafíos, las heridas, los wooings, los amors, las agonías, y todas las clases de absurdo imposible; y poseyó tan su mente que la tela entera de la invención y de la suposición que él leyó de era verdad, de que a él ninguna historia en el mundo tenía más realidad en ella. Él decía que el Cid Ruy Diaz era un caballero muy bueno, pero ése él no debía ser comparado con el caballero de la espada ardiente que con un revés cortó adentro a medias dos feroces y gigantes monstruosos. Él pensó a más en Bernardo del Carpio porque en Roncesvalles él mata Roland a pesar de enchantments, sirviéndose del artifice de Hércules cuando él estranguló Antaeus el hijo de Terra en sus brazos. Él aprobó altamente del Morgante gigante, porque, aunque de la casta gigante que es siempre arrogante e ill-conditioned, él solo era afable y bien educado. Pero sobretodo él admiró Reinaldos de Montalban, especialmente cuando él vio que él sallying adelante de su castillo y que roba cada uno que él satisfizo, y cuando más allá de los mares él robó esa imagen de Mahomet que, como su historia dice, estaba enteramente de oro. Para tener un combate de golpear con el pie en ese traidor de un Ganelon él habría dado a su ama de casa, y a su sobrina en el negocio. En cortocircuito, sus ingenios que eran idos absolutamente, él golpeó sobre la noción más extraña que el loco en este mundo golpeó siempre sobre, y que era que él deseaba él correcto e indispensable, también para la ayuda de su propio honor en cuanto al servicio de su país, que él debe hacer un caballero-errante de se, vagando el mundo encima en armadura llena y encendido a caballo en la búsqueda de aventuras, y de poner en la práctica sí mismo toda de las cuales él había leído como siendo las prácticas generalmente de caballero-errante; enderezando cada clase de mal, y exponiéndose al peligro y al peligro de los cuales, en la edición, él debía cosechar el renown y la fama eternos. La sierra pobre misma del hombre coronó ya por la fuerza de su emperador del brazo de Trebizond por lo menos; y por eso, conducido lejos por el disfrute intenso que él encontró en estas suposiciones agradables, él fíjese inmediatamente para poner su esquema en la ejecución. La primera cosa que él lo hizo era limpiar encima de alguna armadura que había pertenecido a su grande-abuelo, y había estado para la mentira de las edades olvidada en una esquina comida con moho y cubierta con moho. Él la fregó y pulió pues él podría lo más mejor posible, pero él percibió un gran defecto en él, que él no tenía ningún casco cerrado, nada solamente un morion simple. Esta deficiencia, sin embargo, su ingeniosidad provista, porque él ideó una clase de mitad-casco del pasteboard que, cabido encendido al morion, parecido entero. Es verdad que, para ver si era fuerte y apto estar parado un corte, él dibujó su espada y le dio un par de rayas verticales, el primer de cuál deshizo en un instante qué le había tomado una semana para hacer. La facilidad con la cual él la había golpeado a los pedazos disconcerted lo algo, y al protector contra ese peligro que él fijó para trabajar otra vez, barras de la fijación del hierro en el interior hasta que él fue satisfecho con su fuerza; y entonces, no cuidando para intentar más experimentos con ella, él la pasó y la adoptó como casco de la construcción más perfecta. Él procedió después a examinar su corte, que, con más quartos que verdaderos y más defectos que steed de Gonela, pellis de ese de "tantum et de fuit del ossa," sobrepasado en sus ojos el Bucephalus de Alexander o el Babieca del Cid. cuatro días estuvo pasado en el pensamiento de qué nombre para darlo, porque (como él dijo a se) correcto que un caballo que pertenece a un caballero tan famoso, y uno con tales méritos sus el propios, deben estar sin un cierto nombre distintivo, y él se esforzó adaptarlo para indicar cuáles él había sido antes de pertenecer a un caballero-errante, y lo que él entonces estaba; para él era solamente razonable que, su amo que toma un nuevo carácter, él debe tomar un nuevo nombre, y que debe ser un distinguido y lleno-sonando uno, befitting la nueva orden y llamando él estaba a punto de seguir. Y por eso, después componiendo, pulsado hacia fuera, rechazado, agregó a, sin hacer, y rehizo una multiplicidad de nombres fuera de su memoria y suposición, él decidía sobre llamarlo Rocinante, un nombre, a su pensamiento, alto, sonorous, y significativo de su condición mientras que un corte antes de que él hizo cuál él ahora era, el primer y primero de todos los cortes en el mundo. Consiguiendo un nombre para su caballo tanto a su gusto, él estaba impaciente por conseguir uno para se, y él era ocho días pondering ma's sobre este punto, hasta que en el último que él compuso su mente para llamarse "ponga Quixote," de dónde, como se ha dicho ya, los autores de esta historia veracious han deducido que su nombre debe haber estado más allá de una duda Quixada, y no Quesada pues otros lo tendrían. Recordarlo, sin embargo, que el Amadis valeroso no era contento llamarse curtly Amadis y nada más, pero agregó el nombre de su reino y país para hacerlo famoso, y se llamó Amadis de Gaul, como un buen caballero, resolvió agregar en el nombre el suyo, y labrarse ponga Quixote del la Mancha, por el que, él considerara, él describió exactamente su origen y país, y honró a él en tomar su apellido de él. Tan entonces, su armadura que era furbished, su morion dado vuelta en un casco, su corte bautizado, y él sí mismo confirmado, él vino a la conclusión que ahora no se necesitó nada más pero mirar hacia fuera para una señora para estar en amor con; para un caballero-errante sin amor era como un árbol fuera se va o la fruta, o un cuerpo sin un alma. Como él decir se, "si, para mi pecado, o por mi bueno fortuna, yo venir a través alguno gigante hereabouts, uno común ocurrencia con caballero-errante, y derrocar él en uno impacto, o hender él asunder cintura, o, en cortocircuito, vencer y someter él, voluntad él no ser bien para tener alguno uno yo poder enviar él como uno presente, que él poder entrar y caer en su rodilla antes de que mi dulce señora, y en uno humilde, sumiso voz decir, ' yo ser gigante Caraculiambro, señor isla Malindrania, vencer en solo combate por nunca extolled suficientemente a caballero pone Quixote del la Mancha, que me ha ordenado a que se presente antes de su tolerancia, que su highness dispone de mí en su placer '?" ¡Oh, cómo nuestro buen caballero gozó de la entrega de este discurso, especialmente cuando él tenía pensamiento de algún para llamar a su señora! Había, así que la historia entra, en una aldea cerca sus la propia una granja-muchacha muy apuesta con quien él había estado contemporáneamente en amor, aunque, en cuanto se sabe, ella nunca lo sabía ni dio un pensamiento a la materia. Su nombre era Aldonza Lorenzo, y sobre ella él pensó ajuste para conferir el título de la señora de sus pensamientos; y después de una cierta búsqueda para un nombre que no deba estar fuera de armonía con sus el propios, y debe sugerir e indicar que de una princesa y de una gran señora, él decidía sobre llamar a su Dulcinea del Toboso -- ella que está del EL Toboso -- un nombre, a su mente, musical, infrecuente, y significativo, como todo el ésos él había concedido ya sobre se y las cosas que pertenecían a él.

5 Comments:

Blogger El Profesional said...

Ya está, definitivamente has perdido el norte.
Aunque yo estoy claramente a favor del traductor de google (dios) para el tema de la poesía.... cascarnos como entrada de hoy un corta y pega es de echarle mucho morro....

4:48 AM  
Blogger Ele nita said...

I can't believe it!!!!!

5:22 AM  
Blogger kurt said...

quic está fatal

9:03 AM  
Blogger _R_ said...

Pero que pasa? si se entiende igual de mal que la versión original en castellano. Y mucho mas graciosa si que es.

9:39 AM  
Blogger mari-ici said...

Yo quiero pedirle Mr. Google que me traduzca esa maravillosa canción, que todos, lo reconozcamos o no, nos conocemos mejor que la obra.
Ahhhhhhhhhhhhhh,ahhhhhhhhhhh,ahhhhhhhh,ahhhhhhhhhhhhh,ahhhhhhhhh, Sancho, Quijote, Quijote , Sancho.....

2:19 AM  

Post a Comment

<< Home