Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Tuesday, May 23, 2006

Infancia uniforme

Siempre me ha llamado la atención lo uniforme que fue la infancia de los de nuestra generación. Ahora veo normal que todo sea más igual, porque las nuevas tecnologías y la cantidad de teles que hay hace que haya una mayor interconexión entre los chavales, pero antes... Vale que todos hayamos visto la misma tele (qué coño, sólo estaban La Uno y el UHF), o que tuviéramos juguetes parecidos (el Barco Pirata de Playmóbil en los chicos, supongo que el Pequeño Pony o los Osos Amorosos en las niñas, el Gusiluz en todas las camas) pero que tantas cosas coincidan da qué pensar. Las dos más importantes eran:

- La moda de los juegos: Siempre me ha alucinado por qué de repente todo el mundo jugaba a las chapas (ora ciclismo, ora fútbol), luego a la peonza, después al yo-yo, al Cubo Mágico de Rubik y así hasta el infinito. No sé qué mano invisible del mercado fijaba a qué debíamos jugar, pero lo cierto es que todos hacíamos lo mismo cíclicamente. Luego llegaron las consolas y de ahí ya no nos bajaron. No sabría decir si en las chicas había una alternancia de este tipo entre la cuerda, la goma y cualesquiera que fueran sus juegos.

- Lenguaje uniforme: Hay palabras como "cruci" o "casa" que usábamos todos. Incluso lo que yo llamo los filotacos: "jobar", jolín" y la madre de todos ellos, el sencillo y tajante "jo", que las niñas prolongaban al "jooooo". Ya si vamos al fútbol la cosa es de traca: "alta", "trallón" (que, de todos es sabido, con 30 años no hay), "penalty y gol es gol", "de portería a portería, guarrería" y las no menos buenas "ley de la botella" y su antídoto, la "ley del vaso".

Otros referentes generacionales en nuestro ocio: el impacto de las revistas sobre TV (Teleindiscreta y TP), las revistas de chicas (¿sigue existiendo el Superpop?), la importancia de los recreativos como fuente de diversión y germen de la futura delincuencia, los libros de Barco de Vapor (¿de verdad había tan poca competencia –Elige tu propia Aventura, entre otros– o eran un monopolio encubierto en connivencia con los colegios? ¿Se me nota que era un empollón cuando meto los libros en "ocio"?), etcétera etcétera...

Últimamente estoy muy nostálgico y no sé por qué. El próximo texto irá del futuro. Prometido.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

10 Comments:

Blogger Errado said...

A mí, que era de los pocos que jugaba al WP en mi colegio, me gustaba el término "saque americano" (saca el que la tiene en la mano).

Respecto a resto y como diría el difunto Don Domingo Balmaña, totalmente de acuerdo, José María.

4:14 AM  
Blogger Sylvia said...

No sólo existe el SuperPop sino también el Nuevo Vale.
Hace unos meses descubrí a una talludita treintañera leyendo el Nuevo Vale en el 19. Acojonante.
Y deja de estar añoroso cual Jorge Manrique que me contagias.

4:20 AM  
Blogger ATT said...

Yo, como niña que soy, desconozco lo que era la Ley del Vaso.
Lo que más me flipa es que estas cosas eran uniformes no sólo en nuestra generación, sino también, por lo general, en las anteriores y posteriores.
Supongo que porque unas las heredamos de las otras.
Mis sobrinos juegan a la play con la cámara esa y en vez de Oliver y Benji ven las Witch y las Bratz, pero en esencia todo es lo mismo.

4:20 AM  
Blogger Sylvia said...

A mí me preocupaba quién dictaba las modas: de pronto todo el mundo jugaba a las canicas, luego a las chapas, después al yo-yo, al hulahoop...
Pero una vez recuerdo que tuvimos que hacer un ejercicio de rítmica en el cole, y nos hicimos unos lazos de tela con los palitos para ensayar, y hacer piruetas y demás. La cosa es que 2 meses después en todos los parques de mi barrio las crías jugaban con lazos dando brincos. Vamos, que por una vez, marcamos la tendencia.

4:25 AM  
Anonymous mistica said...

Los tiempos cambian y con ellos los jueguetes, las tendencias y hábitos...
En muchos aspectos prefería los de antes, había más colegueo, los niños jugaban en la calle sin peligro, en cambio ahora...

5:43 AM  
Blogger Hans said...

Yo aquí me callo, que no quiero ser el abuelo Cebolleta, pero no puede resistirme a decir que he encontrado en las manos de mi hijo una grapadora bambina 202 de color naranja con su correspondiente caja de grapas minúsculas y en su funda de plástico azul y transparente que le ha dado una amiga de mi madre. Aún estoy recuperándome del shock. Por cierto, creo recordar que el SuperPop tiene una paleo historia en que hablaba de grupos medio dignos. Lo digo porque alguna vez leí alguno y yo no tengo hermanas.

6:10 AM  
Blogger noviocadaver said...

la nostalgia es un arma

6:44 AM  
Anonymous sue said...

La decadencia del Superpop empezó cuando Sensación de Vivir se convirtió en tema estrella.

Lo de los juegos y las palabras siempre me lo he preguntado. ¿De dónde salían esas modas, si los niños no nos relacionábamos con los de otros barrios?

8:16 AM  
Blogger _R_ said...

Quic, muy acertado el tema de las modas. Es mas, en distintas ciudades se jugaba siempre a lo mismo. Lo de las chapas es fácil por el efecto tour de francia, pero otros juegos... como que no.

Ah, y tu no creo que hayas jugado mucho con Playmobil. Tu habrás jugado con Famobil.

10:31 AM  
Blogger Elenita said...

Y todos comíamos "flases" de Kelia, ¿que no?

7:39 AM  

Post a Comment

<< Home