Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Monday, May 08, 2006

"Las hilarantes aventuras de Fúbol Esasí" (3)

Las dos primeras partes de este emocionante relato de nuestro héroe (en concreto, ésta y ésta otra) fueron un rotundo fracaso comercial pero un hit underground. Ante las reclamaciones de los fans (y yo por mi público, todo), casi ocho meses después regresan las aventuras de Fúbol Esasí, un galáctico de la vida, un crack del amor.

Después de su esperado debut con Djalminha, Fúbol se sentía como si hubiese metido un hat trick. Regresaba a casa para, arropado por su público, dar una rueda de prensa en la que aclararía su futuro. "La rumurología siempre se desata por estas fechas", pensaba Fúbol. Y vaya si se había desatado. Con el currículum de cambiar de equipo que tenía Djalminha, una trotamundos, tendría que hacer público que ella tenía cláusula de rescisión, incluso tratar de blindarla, si no quería que le llovieran ofertas que no rechazaría.

Sus gran enemigo, el siempre atractivo Sisú, ya estaba preparado en la banda para tomar el relevo de Fúbol en el área chica de Djalminha. Sabía que Fúbol era un equipo que evitaba el descenso temporada sí, temporada también y que él era la Champions League. Había escuchado rumores de que la pareja preparaba un contrato largo, incluso que querían tener cantera. Su elegancia en el campo, el tener el cariño de la afición y saber evitar siempre el fuera de juego eran sus opciones. Visto desde la moviola, Fúbol tenía un rival demasiado duro. Sobre todo a doble partido.

Así que Sisú, que pensaba que había nacido para jugar con Djalminha, echó el resto en el partido. La llamó con la excusa de que tenía entradas para ver un derbi, pero cuando ella llegó al sitio acordado se encontró con una concentración. "Yo creo que hoy debemos hacer baño y masaje", dijo Sisú con su embaucadora sonrisa. Djalminha se puso roja como una tarjeta y las piernas le hacían bicicletas sin ella darse cuenta. "Me quiere fichar Sisú", pensó. "El sueño de todo jugador". Dejó su imaginación volar: una presentación ante la prensa, un niño corriendo desde la grada que la abrazaría, títulos y paseos por la ciudad en autobuses descapotables, aclamada por la afición. Siempre había sido una jugadora ambiciosa y le llegaba la oportunidad de su vida.

Sin embargo, cuando ya estaba dispuesta a firmar se le cruzaron por la mente las palabras que le había dicho a Fúbol apenas unas horas: "Yo me he criado aquí, siento tus colores y quiero acabar mi carrera contigo". También sus sueños de tener categorías inferiores con Fúbol, comprar una ciudad deportiva en el campo y recibir juntos, ya con sus días de fútbol acabados, el partido homenaje.

¿Será Djalminha una mercenaria y fichará con Sisú? ¿Será fiel a los colores de Fúbol? ¿Se desatará una guerra de ofertas y contraofertas para animar el mercado veraniego? ¿Se cansará Sisú de esperar una contestación y volverá al mercado para encontrar otra jugadora en su puesto?

Todo esto y mucho más en la próxima entrega de "Las hilarantes aventuras de Fúbol Esasí", un galáctico de la vida, un crack del amor.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

6 Comments:

Blogger arbusto el guerrero said...

Joder, nadie deja un comentario a Quic. Me da a mí que hay un pacto de silencio para que "Las hilantes historias..." sigan condenadas a ser objeto de culto.

En cualquier caso, espero la cuarta entrega. Podrías contar el origen de esa cicatriz en la cara de Djalminha, por ejemplo...

12:42 AM  
Blogger Quic said...

Fúbol es underground. Eso, o sólo le gusta a eljorje. Cuando publique estas historias y me haga famoso ya vendrá la peña con la típica matraca de "a mí me gustaban de siempre, ya sabía yo que ibas a triunfar". País.

1:05 AM  
Blogger Hans said...

Como es público y notorio, tanto en la blogosfera como en el mundo exterior, a mí el jurgo como que no, de manera que carezco de capacidad para analizar la gracia o falta de ella del relato. Además, Quic, yo pensaba que eras un hombre serio, de waterpolo playa (en adelante, WP), no de jurgo. Reconozco que el desconocimiento plenario, absoluto, del castellano (semántica, gramática y aún ortográficamente) es patrimonio esencial de los jurgogacetilleros de toda especie y media, y de ahí se puede seguir un cashondeo como "Las Hilarantes Historias...". Sin embargo, mi natural aversión por el fenómeno en sí me bloquea.

Dicho todo lo anterior: iba a sugerir que en lo sucesivo quede bien perfilado el alcance de los términos bollismo/bollerismo (o bolleridad). Tu anterior entrada puede mover a lamentables errores.

Un bollo o más aún un bollazo es a mi juicio una señora estupenda. Sean cuales fueren su edad y maneras y aún orientación sexual.

Cierto que las émulas de Lidia Falcón se han hecho con el término, por comodidad de la abreviatura, supongo. De ahí que un "bollo" pase a ser también una mujer de orientación sexual muy, muy definida.

Bollera siempre me ha parecido menos ofensivo, no sé por qué, que "maricón". Ya se sabe que las agudas acabadas en "ón" son muy contundentes: hay mucho desprecio en el término "maricón". Sospecho que al hacer suyo el término "bollo", las interesadas validan la menor ofensividad de "bollera".

Lo que pasa es que con ello nos crean un problema: "Vaya bollo", refiriéndonos admirativamente a las excelencias de las hechuras de una joven de buen ver puede llevar a un error conceptual.

Así las cosas sugiero:

- Alto Nivel de Bollismo debería reservarse para hacer referencia a una cosa con una media 8/10 o más, desde el punto de vista de caballeros heterosexuales.

- Sin embargo, Alto Nivel de Bolleridad o bollerismo tendría su aplicación a una situación 8/10 o más... desde el punto de vista de damas homosexuales. "Bolleridad", es a mi juicio claramente preferible, dado que "bollerismo" podría conducir a error con "voyeurismo", que es cosa que, voilà, vuelve a ser como muy masculina.

Es una sugerencia terminológica que hago aquí para que la entrada no quede falta de comments, y en mi eterno afán de perseguir la univocidad del castellano. Hans dixit MMVI

3:05 AM  
Blogger arbusto el guerrero said...

Corolario a Hans: habría que incluir el término "bollito" en esta redefinición léxica que usted propone. Originariamente una chica (¿los chicos son bollitos? no sé) entre 16-18 años, quizá se podría asignar el vocablo a toda aquella mujer de apariencia juvenil.

Usted mismo, Herr Hans.

7:21 AM  
Blogger Hans said...

Rigurosamente de acuerdo con V. Muy adecuado corolario. Yo diría que sólo chicas. También diría que yo no me fijo en esas chicas, sobre todo en las de 16 y 17, más que nada porque son menores de edad y porque tienen cuatro y cinco años, respectivamente, más que mi hija mayor... y no, no sería serio.

11:46 AM  
Anonymous maxwell smart said...

Después de este animado coloquio sobre los bollos, bollitos, bolleras, bolleros, bullangueros y todos sus derivados (incluidos los Bollitos Martínez) sólo quiero decir que espero ansioso la próxima entrega de Fúbol Esasí. Buenas risas me he echado en la ofi. ¿Cómo se te pueden ocurrir estas cosas?

1:25 AM  

Post a Comment

<< Home