Quic's World

Todo es marcha, amigos.

Friday, June 23, 2006

Un bar de los de verdad

En Madrid para abrir un bar, aunque sea de tomar café churretoso y tostada de pan con aceitorro, hay que contratar a un decorador. Esta barcelonización de la ciudad, o más bien fashionización y, si me apuráis, pijización me empieza a traer un poco por donde amargan los pepinos. Que vale que haya barecillos y cafés bonitos, pero la desaparición del bar de toda la vida está siendo alarmante.

Ayer fuimos a ver a Faemino y Cansado (invitados por Barry Hater, en una aventura que contará él en su blog seguro, porque no le ha pasado nada mejor en su vida) y a la salida tomamos una caña en un bar llamado "La Mañica", cerca del Galileo. Hacía tiempo que no tomaba una caña en un bar de verdad, coño. Me congratulé y me congratulo todavía hoy.

"La Mañica" tiene lo que no debería perder un bar. A saber:

- Olor a grasa: El torrezno odora, y a mí me encanta. Deberían hacer ambientadores con olor a grasa para los bares que no lo producen por sí mismos. Les daría credibilidad.

- Un jamón en el hueso: Estilo El Cordobés en "Al Ataque". Especialmente efectista si recibe una luz indirecta. Le da una cutrez necesaria en un buen bar.

- Un escudo de un equipo de fútbol con fondo de espejo: También vale uno pintado con laca de bombilla (o como se llamase esa pintura) en un cristal y colocado en un cuadro sobre papel de aluminio. "La Mañica" tenía uno del Deportivo de La Coruña. Grande. Hay que añadir, además, equipo de fútbol propio del bar, con escudo y foto del equipo titular, donde no ha de faltar un defensa con barriga. "La Mañica" lo tenía.

- Fotos autografiadas: Toreros y futbolistas han de ser los protagonistas para no caer en el amariconamiento. Iker Casillas y El Juli presidían nuestro ya queridísimo bar.

- Un símbolo de España: Una pegatina, una bandera pequeña con el toro... algo. "La Mañica" era harto original: tenía un reloj con la forma del mapa en imitación a mármol. Sensacional.

- Suciedad en el suelo: Fundamentalmente compuesta por servilletas de papel de Biblia y palillos. El palillo es vital. "La Mañica" carecía de un elemento básico, que es el serrín en el suelo. Se lo perdonamos. Otra ausencia fundamental era una gamba con un pañuelo en la cabeza y una paella pintadas en el cristal de la puerta. Nadie es perfecto.

El Mundo de Quic, el Mundo de Quic. Marcha marcha, es genial.

9 Comments:

Blogger mari-ici said...

y el baño?, porque un bar que se precie tiene que tener el baño viejo, que huela rancio, pero sin estar sucio, con cadena cutre colgada de una cisterna alta, y el papel higienico de lija.
Ahhh y una llave enorme atada a un ladrillo.

11:50 PM  
Blogger Mambotaxi said...

No te olvides que el número de kilos de serrín en el suelo y la falta de dientes del camarero también cuentan en el ranking de autenticidad...

12:10 AM  
Blogger ATT said...

Quic no fue al baño, y por eso no lo menciona en su post.

Yo te diré, MAri Ici, que como todo bar que se precie, en la Mañica tenías que pedir la llave para ir al baño. LLave que, por supuesto, tenía un llavero gigante.

El baño era rancio, y no estaba muy limpio, pero tampoco tenía charco, cosa que se agradece.

La cisterna estaba en lo alto, y de ella colgaba una cadenita.

Y te olvidas de un detalle importante, Mari, que concurría por supuesto en nuestro tan querido bar: la puerta de separación entre el lavabo y el váter era corredera, compuesta por láminas de madera viejas, descolgadas y separadas medio centímetro unas de otras.

12:26 AM  
Anonymous sue said...

Muy auténtico, La Mañica, sí señor. Aunque yo que me creía tan ehpañola me he dado cuenta de que todo tiene un límite. Cuando el otro día quedé con Cler y con ese chico de Bruselas que curra conmigo, él estaba empeñado en ir a un bar "de los de toda la vida", y allá que fuimos. El muy cerdo pidió una ración de gallinejas y entresijos y, entre eso y el ambiente del bar, se me puso mal cuerpo para todo el día. Por la noche me tuve que tomar un almax, no digo más.
Pero vamos, que sí, que la pijización de Madrid es imparable.

1:42 AM  
Anonymous sue said...

Ah, Att, ¿Verdad que se agradece aún más que no haya charco cuando llega la época de la chancla?

1:44 AM  
Blogger mari-ici said...

es verdad, puerta corredera, como debe ser, porq me pregunto yo, porque ahora todos los baños tiene puerta de separción entre el lavabo y el vater que se abre para dentro?, porq entrar bueno, pero salir, joer, te tienes que poner a un lado del vater intentando no rozarlo con la falda abrigo o bufanda de 6 metros, abrir y casi que pegar un salto mortal para salir; y entrada , o muy entrada en carnes como yo, y encima con bombo, señor, cada dia es más dificil.
Y no hago comentarios, sobre como hacer pis en equilibrio mientras te da con la puerta en la frente ( porque nadie llamará a ver si está ocupado) una meona con prisa....

7:34 AM  
Blogger vic said...

This comment has been removed by a blog administrator.

12:45 PM  
Blogger vic said...

Hace una semana, acá en Buenos Aires, algunos lloramos el desalojo de un Bar. BAR con mayúsculas, de esos que nombrás y que nos dicen quienes somos...

Aquí la noticia (todo junto en una línea):
http://www.clarin.com/diario/2006/
06/23/um/m-01220999.htm

Aquí la historia del Bar (todo junto en una línea):
http://www.ensantelmo.com/Cultura/
Mitos%20y%20Bohemia/barbritanico.htm

12:48 PM  
Anonymous Anonymous said...

Gran BAR, sí señor. Además tiene las mejores alitas de pollo y patatas con huevos estrellados (ríase usted de Lucio) del mundo. Muy recomendables

6:18 AM  

Post a Comment

<< Home